UN ESPÍRITU BURLÓN (Blithe Spirit)

Película estrenada entre 1945-1946

Director: David Lean. 1945. G.B. B/N
Intérpretes: Rex Harrison, Constance Cummings, Kay Hammond, Margaret Rutherford, Hugh Wakefield, Joyce Carey


Un cínico novelista casado por segunda vez va a sufir una experiencia única: el espíritu de su primera esposa, fallecida tiempo atrás, se le aparece ahora para amargarle la existencia. El escritor tratará por todos los medios de liberarse de la presencia de tan molesto fantasma.


Esta adaptación cinematográfica de una exitosa obra teatral de No√≠¬´l Coward, es una comedia con el fantasma de una ex-mujer que viene a incordiar a la nueva esposa de un novelista.
La menos trascendente, pero la más entretenida de las cuatro colaboraciones entre David Lean y No√≠¬´l Coward. Se trata de una comedia matrimonial con toques sobrenaturales y fue descrita por el propio Coward como “una farsa improbable”. Es en esencia teatro filmado, aunque con gran habilidad técnica. El espíritu burlón es una comedia fantástica que ganó un Oscar por sus ingeniosos efectos especiales.
Magistral restauración por parte de la Carlton la que edita Filmax -con el título español erróneo, El espíritu burlón-, que deja boquiabierto a quien viera las horrendas copias desvaídas emitidas por televisión en los últimos años, y que hace aparentar que estamos ante otra película totalmente distinta. Imagen, pues, impecable, y un correcto audio en versión original, y en la versión doblada, nítido, aunque de pésima calidad interpretativa, que aconseja no utilizar durante el visionado. Los extras son poco destacados, como se puede comprobar.
David Lean es sin duda uno de los más grandes directores de la historia del cine. Es posible que su filmografía no incluya tantas películas como las de otros grandes directores (menos de 20 películas como director), pero lo que determina su posición como un cineasta casi irrepetible es la calidad de las mismas. Además tampoco es fácil tener una filmografía muy grande cuando alguna de las películas que dirigió le llevaron desde sus fases iniciales de desarrollo hasta el estreno la friolera de más de 3 años de trabajo. Al contrario de su última etapa como director en la que sólo le interesaron las historias gigantescas y las grandes superproducciones, en su primera etapa (a la que pertenece este filme) sus películas fueron mucho más modestas en el aspecto económico, como por otra parte es lógico en alguien que está empezando. Repito que modestas económicamente, porque desde el punto de vista artístico siguen siendo buenísimas películas.

Su carrera en el cine presenta unos inicios perfectos para alguien que empieza. Un comienzo hecho a medida para aprender el oficio. Comenzó como ayudante de dirección durante el cine mudo, y pasó inmediatamente después a ser montador. Como veis aprendió toda la parte técnica desde abajo, por lo tanto cuando empezó a dirigir sabía perfectamente como funcionaba (cómo se hacían las películas) este mundillo desde sus entresijos. Con estos comienzos sólo le faltaba una cosa para llegar a ser un gran director, algo que no se aprende, o se tiene o no se tiene, un talento artístico que va mucho más allá de lo puramente visual con lo que se le suele asociar, llegando a dominar la parte más importante de una expresión artística como el cine, la capacidad para expresar sus sentimientos de tal manera que terminen convirtiéndose en los del espectador. David Lean es sin duda un talento total de la historia del cine, que ha sabido combinar el arte y la técnica cinematográfica de una manera perfecta e indivisible.
La película nos cuenta la historia de un matrimonio, los Condomine, interpretado por Rex Harrison y Constance Cummings. Un día deciden invitar a una medium para conocer de primera mano cómo trabajan estas personas, algo que ayudaría a Charles Condomine (Rex Harrison) para escribir el libro en el que está trabajando. Tras la reunión, el fantasma de la primera mujer de Charles, Elvira Condomine (Kay Hammond) se le aparece a éste. Sólo él puede verla, lo que dará origen a multitud de situaciones extravagantes.
La película está basada en la obra teatral de Noel Coward (con el que Lean trabajaría en muchas ocasiones) que tuvo un gran éxito en su momento, traspasando los escenarios de Londres para llegar hasta Broadway.
Es curioso que Rex Harrison trabajó en una película muy similar a ésta, y también sobre fantasmas dos años más tarde, en concreto la que yo creo que es la mejor película de este subgénero con mucha diferencia, y todo un ejemplo de los sentimientos que el cine puede llegar a transmitirnos, la genial El fantasma y la Señora Muir de Joseph L. Mankiewicz, con una Gene Tierney que enamora al espectador sin remisión.

Las interpretaciones, como suele ser norma habitual en el cine británico, son todas excelentes, desde los actores principales hasta todos y cada uno de los secundarios, perfectamente escogidos por cierto, como es el caso de la sirvienta por ejemplo.
La película está llena de humor, un humor muy británico por supuesto, con unos diálogos mordaces e incluso atrevidos para la época, que sin ser escandalosos, sí que son mucho más liberales que los que nos podríamos encontrar en el Hollywood de esos años.

En cuanto al director, es evidente que películas que se basan en obras de teatro mediatizan bastante el resultado final, pero teniendo en cuenta los precedentes teatrales es cierto que David Lean realiza un trabajo muy profesional en la película, no llega sin duda al nivel que conseguiría en los años siguientes, pero sigue siendo una buena película de todos modos.
Otra cosa a destacar son sin duda los efectos especiales por los que la película consiguió un Oscar de la academia. Hoy en día puede parecer que no son nada del otro mundo, pero para los medios de la época hay que decir que son excelentes, muchos de ellos verdaderos retos tecnológicos, como la escena en la que Constance Cummings pasa a través de Kay Hammond en la escalera de la casa.
Dicho todo esto yo diría que sin ser la mejor película de David Lean, desde luego le daría una oportunidad, de hecho si pudiera me haría con todas las películas que dirigió el genial cineasta británico ahora mismo y sin dudarlo. Quizás con el tiempo podamos disfrutar de todas ellas, a fin de cuentas no llegan a 20.


Subscribe to comments Responses closed, but you can trackback. |
Post Tags:

Comentarios cerados.


© Copyright 2005 Claqueta TE RECOMIENDA COCINA Y Recetas de cocina