HOLOCAUSTO CANÍBAL (Cannibal Holocaust)

Película estrenada entre 1980-1982

Director: Ruggero Deodato. 1980. Italia. Color
Intérpretes: Robert Kerman, Francesca Ciardi, Perry Pirkanen, Luca Barbareschi, Salvatore Basile, Gabriel Yorke

Cuatro jóvenes documentalistas se adentran en una selva de América del Sur para realizar un reportaje sobre las tribus que habitan en esa zona del Amazonas, y que se dice que todavía practican el canibalismo. Pero los reporteros desaparecen sin dejar rastro. Dos meses después, un grupo de rescate es enviado para averiguar qué sucedió, pero tan sólo encuentran el material filmado, que muestra la aterradora experiencia de lo que les sucedió… Un famoso antropólogo encabeza el grupo de rescate enviado a la selva amazónica para localizar al equipo de reporteros televisivos que se ha perdido allí. Encontrarán las bobinas grabadas por los desaparecidos, donde descubrirán las atrocidades que éstos cometieron y sufrieron. Falso documental, de contenido extremadamente violento, que animó la polémica allí por donde pasó y fue prohibido en muchos países.





!Aquellos que la filmaron fueron devorados por caníbales!”. Sí. “!Salvaje! ¡Terrorífica! ¡Real!”. Seguro. “El filme más sangriento jamás realizado”Estas fueron las frases publicitarias para vender la que, probablemente, sea la más sobrevalorada de todas las películas de caníbales, la sangrienta Holocausto Caníbal, de Ruggero Deodatto. Dos décadas antes de El Proyecto de la Bruja de Blair (1999), esta película italiana doblada al inglés arrancaba de la misma premisa: un grupo de documentalistas se mete en un bosque oscuro y encuentra algojodido. Verdaderamente jodido. Y lo que ellos filmaron se montó una especie de largometraje
Lo que podemos leer en la tapa del DVD: “En 1979, cuatro documentalistas desaparecieron en las junglas de Sudamérica mientras filmaban una película sobre canibalismo. Meses después, su metraje fue encontrado”. Los cuatro eran el profesor Harold Monroe (Robert Kerman), el periodista televisivo Alan Yates (Gabriel Yorke), su novia (Francesca Ciardi) y el camarógrafo (Luca Barbareschi). Lo que trataban de hacer era rodar esta película sobre las tribus caníbales adoradoras de árboles de Colombia. Y entonces Yates se destapó y demostró ser un sádico dispuesto a violar, torturar y matar nativos en busca de una historia sensacionalista. En venganza, los nativos mataron al equipo y lo invitaron a cenar. Perdón, ellos fueron la cena.
!Pero atención! Esta no es una película tipo “mondo”, donde hay asesinatos reales (salvo un par de escenas donde se ve crueldad contra los animales), sino una ficción. La secuencia de la masacre está filmada como el orto, como si la hubieran hecho estudiantes de cine, usando entrañas de vaca para que parezcan vísceras humanas. ¡Puaj! (una escena capaz de hacerte vomitar). El director Deodato (también conocido como Roger Deodato, Roger D. Franklin y Roger Rockefeller) rodó este filme deforme tratando de capitalizar el éxito de las películas de caníbales generado por el impacto que tuvo en Italia El país del sexo salvaje (1973). Y Holocausto caníbal fue un tremendo éxito alrededor del mundo, incluso con un melancólico tema central de Riz Ortolani – el mismo tipo que escribió “More”, la infame canción principal de Mondo cane (1961), el abuelo de todos los falsos documentales.
!Aquellos que la filmaron fueron devorados por caníbales!”. Sí. “!Salvaje! ¡Terrorífica! ¡Real!”. Seguro. “El filme más sangriento jamás realizado”Estas fueron las frases publicitarias para vender la que, probablemente, sea la más sobrevalorada de todas las películas de caníbales, la sangrienta Holocausto Caníbal, de Ruggero Deodatto. Dos décadas antes de El Proyecto de la Bruja de Blair (1999), esta película italiana doblada al inglés arrancaba de la misma premisa: un grupo de documentalistas se mete en un bosque oscuro y encuentra algojodido. Verdaderamente jodido. Y lo que ellos filmaron se montó una especie de largometraje
Lo que podemos leer en la tapa del DVD: “En 1979, cuatro documentalistas desaparecieron en las junglas de Sudamérica mientras filmaban una película sobre canibalismo. Meses después, su metraje fue encontrado”. Los cuatro eran el profesor Harold Monroe (Robert Kerman), el periodista televisivo Alan Yates (Gabriel Yorke), su novia (Francesca Ciardi) y el camarógrafo (Luca Barbareschi). Lo que trataban de hacer era rodar esta película sobre las tribus caníbales adoradoras de árboles de Colombia. Y entonces Yates se destapó y demostró ser un sádico dispuesto a violar, torturar y matar nativos en busca de una historia sensacionalista. En venganza, los nativos mataron al equipo y lo invitaron a cenar. Perdón, ellos fueron la cena.
!Pero atención! Esta no es una película tipo “mondo”, donde hay asesinatos reales (salvo un par de escenas donde se ve crueldad contra los animales), sino una ficción. La secuencia de la masacre está filmada como el orto, como si la hubieran hecho estudiantes de cine, usando entrañas de vaca para que parezcan vísceras humanas. ¡Puaj! (una escena capaz de hacerte vomitar). El director Deodato (también conocido como Roger Deodato, Roger D. Franklin y Roger Rockefeller) rodó este filme deforme tratando de capitalizar el éxito de las películas de caníbales generado por el impacto que tuvo en Italia El país del sexo salvaje (1973). Y Holocausto caníbal fue un tremendo éxito alrededor del mundo, incluso con un melancólico tema central de Riz Ortolani – el mismo tipo que escribió “More”, la infame canción principal de Mondo cane (1961), el abuelo de todos los falsos documentales.

El Profesor Monroe viajará hasta la selva amazónica para intentar averiguar el paradero de un grupo de prestigiosos periodistas, tres hombres y una mujer, que han sido dados como desaparecidos cuando intentaban grabar un reportaje en la jungla sobre las tribus caníbales.
Monroe, tras encontrar sus restos y recuperar las cintas que grabaron en su expedición, descubrirá las terribles causas que llevaron a la muerte a los cuatro reporteros.
Un título mítico dentro del cine gore, un género que se aleja de la dificultad que conlleva la insinuación fílmica como medio para la inspiración emocional y se dedica simplemente a reproducir con crudeza todo tipo de extravíos sanguinolentos y perversiones varias, para solaz de mentes de tendencia depravada, porque su único afán descriptivo como medio de lucro no conlleva, aunque a veces así lo quieran expresar, ningún atisbo crítico con lo mostrado.
Holocausto Caníbal también se encuadra dentro del mondo, un tipo de películas exploitation con tono documental, objetivo sensacionalista y una desmañada estética, que intentan vender parte de sus imágenes truculentas como reales, para provocar un mayor impacto y morbosidad.
En realidad no suele ser así, especialmente los productos como éste u otros similares. Este género tiene como punto de partida “oficial” el filme de Gualtiero Jacopetti Mondo Cane, rodado a comienzos de los años 60.
Vivimos en una época enmerdada en violencia y posturas extremistas que jamás conducen a nada bueno, que sublima los aspectos más siniestros de la existencia, lamentablemente con un afán subconsciente de mimetismo manumisor de las frustraciones u oscuridades que todo ser humano puede llegar a desarrollar, y que se libertan contemplando películas que escarban en las materias que nos vinculan con nuestros instintos más salvajes.
Estos aspectos son mostrados en títulos como Holocausto Caníbal, dirigido por el especialista en esta clase de amasijos sádicos y antropófagos, el italiano Ruggero Deodato, quien por lo menos sabe como mantener un tempo adecuado, en base a un apañado empleo del montaje. Porque eso sí, la película jamás decae en su ritmo.
La premisa es interesante, posteriormente plagiada en esa basura vergonzante llamada El proyecto de la Bruja de Blair (1999), un espantoso título que sólo conlleva aburrimiento e irritación, por lo menos Holocausto Caníbal ofrece margen para la controversia y es incapaz de dejar indiferente al espectador, ésa es la principal ¿virtud? de la película, impacta, eso es innegable, lo mismo que muestra una realidad triste pero real, la brutalidad latente del ser humano.
Esta no es una película de terror. Su esencia como filme, que es la provocación de sentimientos de asco y repugnancia, lo cumple con creces.
El viaje de los cuatro reporteros/macarras, devorados por su propia vorágine vehemente y cruel, es narrado de manera realista y sanguinaria, con escenas insoportables por su barbarie, en especial la matanza real de animales vivos, hecho intolerable y repulsivo, que el bueno de Deodato se podía haber ahorrado. Entre las más impactantes destacan las que implican a una rata almizclera y a una tortuga gigante, con “regocijantes” planos de sus vísceras.
El contenido sexual y genital no podía faltar en una película de esta especie, y así aparecen tibias escenas coitales, violaciones que subrayan el comportamiento insano del cuarteto o castraciones vengativas.

No contiene ningún tipo de alusión etnográfica y antropológica que vaya más allá de su nauseabunda condición (mostrando rituales falsos teñidos de ultraviolencia), pero intenta mostrar un (risible) aspecto fustigador hacia su propia explotación como film, al plasmar una especie de viaje a la conciencia colectiva de la sociedad moderna, más salvaje y atroz que las comunidades primitivas que se estudian, que a buen seguro nunca se plantearían realizar películas de esta naturaleza.
Holocausto caníbal es una película de terror
italiana
dirigida por Ruggero Deodato y basada en el guión de Gianfranco Clerici y Giorgio Stegani. Fue filmada en la selva amazónica y muestra la historia de un grupo de jóvenes desaparecidos y los esfuerzos de un antropólogo por encontrarlos.
Es una película de gran controversia debido a sus imágenes de “gore” y violencia, siendo prohibida en numerosos países. A pesar de su violencia, la película es vista por algunos como una crítica social sobre la cruel naturaleza de los humanos.[][].
Un grupo de jóvenes reporteros, Alan Yates, su prometida Faye Daniels y dos camarógrafos, Jack Anders y Mark Tomaso, junto con su guía Felipe Ocanya, van al Amazonas, denominado en la película como “Infierno verde”, para hacer un documental sobre supuestas tribus caníbales que habitaban en la zona. Cuando los días de plazo pasan y los jóvenes no aparecen, un antropólogo llamado Monroe viaja a la jungla para investigar lo que les pasó. Después de un largo viaje junto a dos guías, Jacko y Miguel, Monroe encuentra a la tribu de los Yacumo cuando un nativo está haciendo el rito por adulterio a su mujer. Le siguen asustándole con armas de fuego hasta su poblado y allí son recibidos por la tribu. Tras haber establecido contacto con los Yacumo encuentran a los Shamatari atacando a los Yanomamo y Monroe y sus guías matan a algunos Shamatari salvando a los Yanomamo. Los Yanomamo les conducen a su poblado y allí Monroe descubre que los exploradores habían sido asesinados y comidos por los indígenas de la tribu de los Yanomamo. Las cintas y cámara que habían llevado estaban casi intactas, y tras hacer un trueque con ellos les dan las cintas. Ya con las cintas recuperadas, Monroe regresa a Nueva York para ver las grabaciones y enseñarlas a la cadena televisiva responsable del documental.
Monroe ve las cintas recuperadas y en ellas se ve como los 4 jóvenes y Felipe se disponen a entrar en el Amazonas. Tras llevar 6 días por la selva, paran cerca del río y Jack y Felipe sacan una tortuga marina del agua, la decapitan, destrozan a hachazos su caparazón y la descuartizan. Tras seguir andando matan a una araña que se le había puesto en el brazo a Faye. En otro momento de descanso Felipe es mordido en el pie por una serpiente que también es asesinada cortándola por la mitad. Intentan cortarle la pierna a Felipe, pero no sobrevive a la mordedura. Seguidamente se ve a los 4 jóvenes que han construido una barca que es tripulada por Alan y Jack, con Faye subida grabando a una anaconda y a Mark encima de una roca grabando a un caimán. Encuentran a la tribu de los Yacumo mientras estaban decapitando a un mono y les asustan con armas de fuego hasta llegar a su poblado. Allí Mark encuentra a un cerdo al que dispara con un fusil en la cabeza, asustan a los indígenas de la tribu de nuevo con armas de fuego y los meten en una choza que luego es incendiada. Tras incendiar las tiendas, Alan y Faye hacen el amor en los restos de las tiendas delante de los Yacumo.

Tras una conversación con la mujer ejecutiva de la cadena televisiva, Monroe dice que su colaboración termina ahí. Seguidamente se ve a los 4 reporteros cerca del río junto a una anciana medio quemada de la tribu de los Yacumo que ha sido abandonada. Después se ve a los 4 jóvenes interrumpiendo a unas mujeres de la tribu de los Yacumo matando a pedradas a una nativa embarazada, de su propia tribu por tener sífilis y sacando al hijo que lleva dentro y enterrarlo.
Los dueños de la cadena televisiva siguen queriendo sacar el documental al aire, para que la muerte de los jóvenes no haya sido en vano. El antropólogo se niega a la proposición, diciendo que no han visto ni la mitad de las imágenes, que son obscenas, inhumanas e impresentables y que los técnicos se han negado a montarlas porque les horrorizaban y que si las vieran completamente seguro que las desecharían. Monroe finalmente muestra a los ejecutivos el resto de las imágenes y esta vez son mucho más crueles. Encuentran a una indígena virgen a la que violan entre Mark, Jack y Alan mientras Faye se pelea con ellos para que no lo hagan. Posteriormente la joven nativa es grabada mientras aparece empalada en un tronco, implorando que los nativos la hayan matado como parte de un “oscuro ritual sexual”. Seguidamente, los jóvenes son atacados por los caníbales de la tribu de los Yanomamo y finalmente asesinados: Jack es atravesado por una lanza, decapitado, desmembrado, cocinado y comido, Faye es violada y luego asesinada a golpes, los dos restantes, Alan y Mark empiezan a correr. De repente la cámara y Alan caen al suelo y los caníbales le golpean y no se puede ver más porque termina la filmación. Los 3 ejecutivos y Monroe salen de la sala de proyección con cara de resignación ordenando quemar las cintas. Monroe sale del edificio y empieza a andar.

Producción
La producción comenzó en 1979, cuando Deodato fue contactado por unos productores alemanes para hacer Holocausto caníbal. Deodato aceptó y fue en busca de un productor; eligió a su amigo Francesco Palaggi. Ambos se embarcaron a Colombia para buscar donde poder filmar la película. Palaggi tenía varios lugares en mente, específicamente los lugares donde la película Queimada de Gillo Pontecorvo fue filmada. Deodato, sin embargo, no estaba de acuerdo, ya que no había suficiente selva. Tras recorrer gran parte del país, ambos estaban en el aeropuerto de Bogotá para regresar a Roma. Mientras estaban ahí, Deodato conoció a un colombiano quien le sugirió la ciudad de Leticia para filmar la película. Deodato le propuso Leticia a Palaggi, quien estaba molesto ya que el plan original era volver a Roma. Finalmente aceptó y el proyecto se llevó a cabo.
Para acceder a un público masivo y lograr una atmósfera de “credibilidad”, Deodato eligió realizar la película en inglés. En ese tiempo, sin embargo, era necesario para una película europea tener nacionalidad, para asegurar su distribución por otros países del continente.[4] Bajo la ley de Italia, para que Holocausto caníbal fuera reconocida como una película italiana, Deodato necesitaba al menos dos actores que hablaran italiano como lengua nativa. En el Instituto Strasberg en Nueva York, encontró a Luca Barbareschi y Francesca Ciardi, dos actores italianos que además hablaban inglés. También en Strasberg, contrató a Perry Pirkanen y a otro actor que rechazaría el papel en el último minuto. Para reemplazarlo, contactaron a varios actores, incluyendo a Carl Gabriel Yorke, quien finalmente obtuvo el papel. Yorke explicó que todos los trajes e implementos habían sido conseguidos, y fue elegido para el papel debido a que calzaba lo mismo que el actor anterior.[5] Robert Kerman interpretó al profesor Harold Monroe debido a que él y Deodato ya habían trabajado juntos; Kerman había actuado en una película de Deodato titulada The Concorde Affair.[]
El guión fue realizado por el escritor italiano Gianfranco Clerici, quien había trabajado con Deodato en una película anterior, Ultimo mondo cannibale. Hay varias diferencias entre el guión y la película, incluyendo los nombres de los personajes. Clerici además escribió varias escenas que no fueron incluidas, la más famosa mostraba a un grupo de Yanomamo cortando la pierna de un Shamatari y entregándosela a las pirañas en el río. Sin embargo, debido a problemas con la cámara y las pirañas, la escena no pudo ser finalizada. Fueron tomadas algunas fotografías de esta escena, las cuales sirven como única prueba de esta.
La filmación comenzó el 4 de junio de 1979, pero estuvo retrasada por dos semanas esperando la llegada de Yorke. Las escenas donde aparecían los jóvenes fueron filmadas primero; posteriormente, Kerman viajó para grabar sus escenas en la selva, y luego en Nueva York. Las escenas interiores fueron filmadas en Roma. La tensión en el set era alta, debido principalmente al lugar utilizado para filmar y al mismo contenido de la película. Yorke describió el set como “un nivel de crueldad desconocido para mí”, mientras que Kerman describe a Deodato como alguien sin remordimientos ni comprensión (él y Deodato se veían involucrados cada día en discusiones sobre la filmación, debido principalmente a los órdenes de Deodato). Un hecho que generó el descontento de los actores fue la filmación de la muerte de los animales. Por ejemplo Yorke se rehusó a matar al cerdo, por lo que Luca Barbareschi tuvo que hacerlo.[5] Varias personas estuvieron en contra de estas muertes (algunos ni siquiera estuvieron presentes cuando se filmaron), incluyendo a Perry Pirkanen, quien estuvo bastante afectado por la muerte de la tortuga. La actriz Francesca Ciardi también estuvo en contra del contenido de la película. Durante la escena de sexo entre ella y Carl Yorke, se rehusó a seguir las instrucciones de Deodato, esto generó una gran discusión entre ambos. Ciardi además fue el blanco de varias bromas, incluyendo una donde algunos miembros del equipo dejaron un cráneo humano en la selva para que lo encontrara.

Holocausto caníbal fue estrenada el 7 de febrero de 1980, en la ciudad italiana de Milán. Aunque el consejo de censura se mostró indignado ante la película, la reacción inicial de la audiencia fue positiva. Tras ver la película, el director Sergio Leone escribió una carta a Deodato, donde agregó, “Querido Ruggero,¡qué película! La segunda parte es un obra maestra de realismo cinematográfico, pero todo parece tan real que creo que te meterás en varios problemas” (lo cual resultó ser cierto). Durante el tiempo que se mantuvo en cartelera, la película recaudó aproximadamente 2 millones de dólares.[]
Respuesta de la crítica
Las críticas sobre Holocausto caníbal se mantienen divididas. Los que apoyan la película piensan que es un comentario serio sobre la sociedad del mundo moderno. Mike Bracken la llamó una de las mejores películas de terror jamás filmadas, e incluso agregó, “Los espectadores que estén en busca de películas poderosas, viscerales e inquietantes tienen un nuevo título que agregar a su lista.” Sean Axmaker elogió la estructura y montaje de la película, añadiendo, “Es una película extraña con una narración compleja, que Deodato hace más efectivo con este realismo de documental, mientras que la particular música de Riz Ortolani le entrega un ambiente único.” Jason Buchanan de All Movie Guide dijo, “…mientras es difícil defender al director por las repugnantes imágenes que eligió para demostrar este mensaje, existe un motivo subyacente en la película, el cual puede ser visto si se dejan de lado algunos aspectos.”
Los detractores, sin embargo, se centran en las muertes de los animales, las actuaciones, y la hipocresía que muestra la película. Nick Schager criticó la brutalidad del filme, diciendo, “Como se puede ver en las impactantes escenas ‚Äì‚Äù al igual que la imagen racista que se tiene de los indígenas ‚Äì‚Äù los únicos salvajes relacionados con Holocausto caníbal son los que están detrás de cámara.” El argumento de Schager relacionado con el racismo se basa en que las verdaderas tribus brasileñas cuyos nombres fueron utilizados en la película ‚Äì‚Äù los Yanomamo y Shamatari ‚Äì‚Äù no son enemigos, ni practican el canibalismo (aunque los Yanomamo participan en una especie de ritual caníbal postmortem).

Controversia
Desde su estreno original, Holocausto caníbal ha sido el blanco de defensores de los animales y la moral. Además de las escenas gore, la película contiene escenas de violencia sexual y crueldad hacia los animales, lo cual puso a Holocausto caníbal en el medio de la controversia incluso hasta el día de hoy; en 2006, la revista Entertainment Weekly ubicó a Holocausto caníbal en el puesto número 20 de las películas más controvertidas de la historia. Se dice también que la película fue prohibida en 50 países, sin embargo este hecho no ha sido verificado.
Controversia italiana
La controversia original que rodeó el estreno de la película se originó debido a la creencia de que Holocausto caníbal era una película “snuff“, o que los actores fueron realmente asesinados durante la realización de la película. La película fue confiscada diez días después de su estreno en Milán y Deodato fue arrestado. El tribunal no sólo creyó que los actores fueron asesinados, sino que la escena en que una mujer es empalada fue hecha en la vida real. Para empeorar las cosas, los actores firmaron un contrato con Deodato y los productores, en este se estipulaba que ninguno de ellos aparecería en algún tipo de medio, ya sea en películas, comerciales, etc., durante un año tras el estreno de Holocausto caníbal, de esta manera se creería que realmente la película está basada en grabaciones reales. De esta manera, cuando Deodato desmintió la acusación de asesinato, surgieron preguntas sobre la no aparición de los actores en otros medios.
Finalmente, Deodato tuvo la oportunidad de demostrar que las muertes no fueron reales. Se contactó con Luca Barbareschi y le pidió que reuniera a los tres actores. Tras mostrar los contratos, Deodato llevó a los cuatro a un programa de televisión italiano, lo que satisfizo al tribunal. Sin embargo, aún debía demostrar que la escena de la mujer empalada era falsa. En el tribunal, explicó el método utilizado: se unió un poste a un asiento de bicicleta, al que la actriz fue sentada. Luego tomaron un trozo de madera de balsa para ponerla en su boca, de esta manera se creaba la ilusión del empalamiento. Sin embargo, cuando fue representado, nadie pudo quedarse tan inmóvil como se mostraba en la pantalla. Debido a que era una joven de Colombia, fue imposible localizarla. Aunque continuaron las sospechas, fueron descartados los cargos de homicidio en contra de Deodato.
Aunque Deodato fue liberado de los cargos, el tribunal aún quería prohibir la película debido a sus escenas violentas. La decisión fue tomada debido a la filmación de las muertes de los animales, citando una ley que fue creada originalmente para proteger a los conejillos de indias. Debido a esto, Deodato, los productores, guionista, y representantes de United Artists recibieron libertad condicional durante cuatro meses por violencia y obscenidad. Deodato debió luchar en tribunales durante tres años para que su película no fuera prohibida. Finalmente, en 1984, Deodato logró que Holocausto caníbal fuese distribuida tras algunos cortes (luego sería reestrenada sin cortes).
Censura internacional
A pesar de su éxito en Italia, la censura afectó gravemente a Holocausto caníbal en el resto de los países. En 1981, Holocausto caníbal fue estrenado en formato de video en el Reino Unido, esto para evitar la prohibición por parte del British Board of filme Classification (BBFC). Dos años después, en 1983, fue compilada la lista de videos desagradables, que prohibía las películas en formato de video que no fueron previamente evaluadas por el BBFC; Holocausto caníbal formaba parte de ella. Fue también prohibida en Australia, Noruega, Finlandia, Nueva Zelanda entre otros países en 1984, aunque desde entonces muchos han sacado la prohibición. En 2001, el BBFC permitió la venta de Holocausto caníbal sin antes cortar varias escenas de la película, relacionadas con el maltrato animal y la violencia sexual, con esto se terminaba la prohibición que duró 18 años (sin embargo, la versión sin cortes de Holocausto caníbal está aún prohibida en el Reino Unido). Australia también permitió la venta de Holocausto caníbal, en 2005 la versión sin cortes fue clasificada para mayores de 18 años. En 2006, la versión en DVD fue prohibida por el Ministerio de clasificación de películas y literatura en Nueva Zelanda. Se ofrecieron algunos cortes para lograr otra clasificación, pero fueron deshechos, y la película fue prohibida.
Muertes de animales
La película es controvertida porque para rodar algunas escenas se mató cruelmente a varios animales. En la producción de la película se mataron a siete animales, y seis de las muertes fueron mostradas:
- Una
rata es rajada por el vientre.
- Una tortuga de 1,5 m es sacada del agua, decapitada y despojada de su caparazón y órganos por los actores Perry Pirkanen y Ricardo Fuentes y luego cocinada.
- Una araña es asesinada con un machete.
- Una serpiente es cortada por la mitad.
- Un mono es decapitado.
- Un cerdo es asesinado con un rifle.
Muchos condenan esta crueldad en contra de los animales como una manera de sensacionalismo y controversia; ha sido llamado “tortura animal” por algunos. Deodato también criticó este comportamiento,[ diciendo “fue una estupidez utilizar animales.”
La escena del mono fue rodada dos veces. Ambos animales fueron después comidos por miembros del equipo


Subscribe to comments Responses closed, but you can trackback. |
Post Tags:

Comentarios cerados.


© Copyright 2005 Claqueta TE RECOMIENDA COCINA Y Recetas de cocina