Michelangelo Antonioni

Película estrenada entre Directores


(Ferrara, 1912 – Roma, 31 julio 2007)

Tras colaborar en el guión de Un pilota ritorna (1942) de Rossellini y trabajar como ayudante del director Marcel Carné, Antonioni rueda su primer cortometraje, el documental Gente del Po (1943-1947). Más tarde, debuta en el largometraje con Diario di un amor robado (1950), agudo análisis de la crisis de una pareja. Siguen La signora senza camelie (1952), dura descripción del mundo del cine, y Las amigas (1955), angustiosa adaptación de la hermosa novela de Pavese “Tra donne sole”. En estos trabajos ya se perfilan claramente cuáles serán los temas del director de Ferrara: la dificultad para establecer relaciones auténticas entre las personas, la imposibilidad de comprender la realidad, y el desarraigo de los individuos ante una sociedad neocapitalista, fría y deshumanizada.
En las películas siguientes, Antonioni se aleja de la simple crónica neorrealista, abandona los ambientes burgueses y empieza a narrar el malestar existencial en el mundo proletario. Rueda El grito (1954), que describe la trágica historia de un obrero que responde con el suicidio al dolor provocado por el fin de una relación amorosa.


Mónica Vitti en La aventura (1960)
A continuación, Antonioni realiza La aventura (1960), La noche (1961), El eclipse (1962) y El desierto rojo (1964), películas con las cuales renueva con ímpetu el cine italiano, tanto en los contenidos como en la forma. Bajo la apariencia de historias policíacas atípicas, sus protagonistas femeninos describen la pérdida, la derrota, el desasosiego; en resumen, todo aquello que el mismo Antonioni define como “incomunicación”
Sin embargo, Antonioni no siempre es capaz de controlar la materia que trata, quizás por ser demasiado instintivo o por disponer de una amplia cultura que le impide concentrarse. En cualquier caso, sus películas son desiguales y, al lado de éxitos indiscutibles, como El grito, su obra más intensa y más lograda, o La aventura, deslumbrante con sus imágenes y pausas, luces y ruidos, Antonioni rueda obras caducas, que repiten los temas y las situaciones anteriores, con diálogos que rozan el ridículo (en este sentido, es famosa la frase “me duelen los cabellos”, pronunciada por Monica Vitti en El desierto rojo. Las películas siguientes, caracterizadas por una belleza aparente y excesivamente vistosa, repiten estos resultados desiguales: Blow-up (1967) se rueda en Londres y narra una peculiar historia llena de símbolos fáciles y anacronismos del Swinging London; Zabriskie Point (1970) se rueda en Estados Unidos y representa una curiosa alegoría sobre los jóvenes y la contracultura, vistos por la mirada apocalíptica de un director de tramoya.
Sólo en El reportero (1972) volvemos a encontrar la antigua maestría de Antonioni, sobre todo, en los siete minutos del estrepitoso plano secuencia conclusivo. En cambio, sus dos películas siguientes son una apostilla repetitiva, un doloroso retorno al lugar del crimen sin que el enigma sea resuelto. Así El misterio de Oberwald (1980) es un fallido experimento sobre el color mientras que Identificación de una
mujer (1982) es un intento de abordar nuevamente el tema de la incomunicabilidad.

Con la perspectiva actual, el cine de Antonioni se nos presenta irremediablemente efímero: sin seguidores que hayan sabido desarrollar los aspectos menos caducos de su lección (como el uso innovador del lenguaje cinematográfico y la lucidez desesperadamente laica de su mirada), su filmografía es solamente el estéril testimonio de una personalidad inconfundible, para el bien y para el mal.


La señora sin camelias (1953)


Las amigas (1955)


El grito (1957)


La aventura (1960)



La noche (1961)

El eclipse (1962)

El desierto rojo (1964)

Blow-Up (1966)


Zabriskie Point (1970)

El reportero (1975)
Michelangelo Antonioni compaginó su labor como director con la no menos importante de guionista, consiguiendo ganar con sus escritos gran prestigio internacional. Nacido en Ferrara en el año 1912 y formado en la Universidad de Bolonia, inició su carrera cinematográfica como crítico, pero dio otra vuelta de tuerca a su afición desmesurada por el cine y comenzó a realizar labores de guionista, ayudante de dirección y documentalista, llevando a cabo hasta 7 documentales durante los años cuarenta.

Su primer largo como director fue Crónica de un amor (1950), título al que sigue la tetralogía compuesta por La aventura (1960), La noche (1961, que obtuvo el primer premio en el festival de cine de Berlín, El eclipse (1962) y El desierto rojo (1964), primera obra en color del ferrarés. Otras obras de Antonioni que no se pueden dejar de mencionar son Blow-Up (Deseo en una mañana de verano (1966), sobre un relato de Julio Cortázar y su primer título en habla inglesa, Zabriskie Point (1970), rodada en EEUU, El reportero (1975) e Identificación de una mujer (1982). Antonioni se erige en elaborador total de sus títulos, pues evitando los basados en relatos de escritores, todos los demás son escritos por él o en colaboración con otros.

El simbolismo visual es una técnica común a la mayoría de sus títulos, a través del cual nos presenta su original visión de la realidad y de los espacios que nos envuelven, presentando temas sociales y de interés personal como la alienación, el aburrimiento o el erotismo sin amor. Desgraciadamente, Antonioni, sufrió un prematuro derrame cerebral que prácticamente acabó con su carrera después de 13 años inmovilizado y privado del habla. Su último trabajo lo ha llevado a cabo en colaboración con Wim Wenders: Más allá de las nubes (1995), obra que obtuvo dos premios en el Festival de Venecia de ese año.
“Cuando se utilizan ampliadoras [...] pueden verse cosas que probablemente el ojo desnudo no sería capaz de captar [...]. El fotógrafo de BLOW-UP, que no es un filósofo, quiere ver las cosas más de cerca. Pero lo que sucede es que, al ampliarlas demasiado, el objeto se desintegra y desaparece. Por lo tanto, hay un momento en que asimos la realidad, pero ese momento pasa. Este es en parte el significado de BLOW-UP(Michelangelo Antonioni)
La secuencia final de BLOW-UP es fundamental para el curso del filme y su temática. Es una de las más celebres y seguramente una de la que más fuerza guarda: de vuelta al parque en que la intriga comienza cuando dispara indiscretamente a la pareja, el fotógrafo asiste a un partido de tenis protagonizado por un grupo de hippies mimos de caras pintadas de blanco. Jugadoras y público asistente siguen atentamente las idas y venidas de una pelota invisible entre uno y otro lado del campo de tenis. La secuencia es larga, se fija en los gestos de los jugadores y en el ritmo de los movimientos de cabeza de los espectadores. Cuando la vista de todos se dirige fuera del campo, indicando que la pelota ha caído fuera de su alcance, el fotógrafo la recoge y se la devuelve para que el juego prosiga. La puesta en escena es perfecta, la escena es muda a excepción del ruido de la pelota, una pelota invisible. Varios segundos después el fotógrafo desaparece, se hace invisible, es un objeto que se desintegra como si hubiese sido expuesto a una ampliación sobre otra ampliación hasta desaparecer y desasirse de la realidad.
El juego entre la verdad y la fantasía, lo que fue y lo que pudo haber sido, lo que sucedió de verdad o lo que tal vez no sucedió nunca; ese extraño camino por el que deambula el protagonista durante 24 horas, de un amanecer a otro, enmarcado en la fantasmagórica presencia de un grupo de extrañas gentes de rostros pintados de blanco, será uno de los mensajes más profundos que el cine nos haya dado. Ese juego final donde el protagonista acaba por intervenir para, después, disolverse y dejarnos la amargura de no saber si realmente hemos llegado a conocer o ha sido tan sólo un espejismo.
CRóNICA DE UN AMOR (1950)
Título original: Cronaca di un amore. Nacionalidad: Italia. Dirección: Michelangelo Antonioni. Guión: Francesco Maselli, Piero Tellini, Daniele D’Anza, Silvio Giovannetti y Michelangelo Antonioni. Fotografía: Enzo Serafin. Música: Giovanni Fusco. Intérpretes: Lucía Bosé, Ferdinando Sarmi, Massimo Girotti, Gino Rossi y Franco Fabrizi.
Un veterano industrial sospecha de su joven y bella mujer, Paola, a la que ama apasionadamente, y decide hacerla vigilar por una agencia de investigación. Paola es de Ravenna, y cuando estudiaba estuvo perdidamente enamorada de un compañero de estudios, Guido, novio de su mejor amiga, que murió en un accidente. La investigación vuelve a unir a Paola con Guido y entre ellos renace el amor.

La señora sin camelias (1953)
Título original: La signora senza camelie. Nacionalidad: Italia. Dirección: Michelangelo Antonioni. Guión: Michelangelo Antonioni, Suso Cecchi d’Amico, Francesco Maselli y P.M. Pasinetti. Intérpretes: Lucia Bosé, Andrea Checchi, Ivan Desny, Alain Cuny, Gino Cervi y Lyla Rocco.
Una vendedora se convierte tras un papel secundario en una estrella de cine, dejándose deslumbrar por las promesas y un mundo lleno de emociones. Sin embargo, cansada de una serie de malas películas, reclama un papel en el que pueda consagrarse realmente. La señora sin camelias está inspirada en el lanzamiento de Gina Lollobrigida, que rechazó el papel principal, recayendo finalmente en Lucía Bosé, entonces estrella de la comedia rosa tardo-neorrealista. Estreno en Canarias.

LA NOCHE (1961)
Título original: La notte. Nacionalidad: Italia / Francia. Dirección: Michelangelo Antonioni. Guión: Ennio Flaiano y Michelangelo Antonioni. Fotografia: Gianni di Venanzo. Música: Giogio Gaslini. Intérpretes: Jeanne Moreau, Marcello Mastroianni, Monica Vitti, Bernhard Wicki y Rosy Mazzacurati.
La enfermedad mortal de un amigo sumerge en una crisis a la mujer de un escritor, tras diez años de matrimonio. Durante una recepción, ambos vagan por separado entre la gente, entregándose a coqueteos que no conducen a ninguna parte. A la mañana siguiente emprenden un desesperado intento de resucitar el amor perdido. Esta famosa realización de Antonioni sugiere mediante imágenes prolijas lo efímero de las relaciones, sin recurrir a acciones de importancia y con un mínimo de diálogos.

EL DESIERTO ROJO (1964)
Título original: Il deserto rosso. Nacionalidad: Italia /Francia. Dirección: Michelangelo Antonioni. Guión: Michelangelo Antonioni y Tonino Guerra. Fotografía: Carlo di Palma. Música: Giovanni Fusco y Vittorio Gelmetti. Intérpretes: Monica Vitti, Richard Harris, Carlo Chionetti, Xenia Valderi, Rita Renoir y Lili Rheims.
Primera película en color de Antonioni. El personaje principal de la historia es Giuliana (Monica Vitti), una mujer insatisfecha, no sólo de su vida conyugal, sino también de su esfera social y afectiva. Con el fondo de la ciudad de Ravena, de la cual destacan ciertos rasgos de arrojada modernidad y una industrialización invasora, Giuliana tiene una existencia cada vez más ajena. Tras un grave accidente de coche en el que se ha visto involucrada, Giuliana no consigue restaurar los vínculos afectivos ni con el marido, que es su propia antítesis, ni con su pequeño hijo.
BLOW-UP (1966)
Título original: Blow-up. Nacionalidad: Italia / Gran Bretaña. Dirección: Michelangelo Antonioni. Guión: Michelangelo Antonioni y Tonino Guerra, basado en el relato Las babas del diablo, de Julio Cortázar. Fotografia: Carlo di Palma. Música: Herbie Hancock. Intérpretes: David Hemmings, Vanessa Redgrave, Sarah Miles, John Castle, Jane Birkin y Veruschka von Lehndorff.
Un celebrado fotógrafo de modas londinense fotografía a una pareja de enamorados en un parque y tiene la sensación, al ampliar las fotos (blow up), de haber registrado un asesinato. Cuando realiza las primeras pesquisas, el negativo desaparece y el cadáver se esfuma, de modo que se queda en la incertidumbre. La destacable utilización de la fotografía y la imagen de la movida londinense de entonces convirtieron la primera película de Antonioni en inglés en un éxito mundial. También se conoce en España con el título de Deseo de una mañana de verano.

Tenía 94 años
Fallece el cineasta italiano Michelangelo Antonioni

Antonioni en una fotografía tomada en 1993
“Gracias a él llegaron a la gran pantalla las problemáticas más duras y difundidas del mundo, como la incomunicación y la angustia”, ha dicho el alcalde de Roma, Walter Veltroni, al conocer la muerte del director de cine.
El cineasta italiano Michelangelo Antonioni, autor de las reconocidas ‘El desierto rojo’ (1964) y ‘Blow up’ (1967), ha muerto a los 94 años en su casa de Roma, según ha anunciado la agencia italiana Ansa, que cita a su entorno familiar.
La agencia informa de que Antonioni falleció ayer, el mismo día que Ingmar Bergman -unas horas más tarde-, a las 20.00 horas.
La capilla ardiente del director italiano se instalará mañana en el Ayuntamiento de Roma y después los restos mortales de Antonioni se trasladarán a su ciudad natal, Ferrara (norte).
Nació en 1912, en el seno de una familia burguesa, y fue un brillante estudiante de Economía en la Universidad de Bolonia.

Antonioni, con Monica Vitti, en 1960. Estuvo sentimentalmente unido a la actriz durante una década.
Con una veintena de películas en su haber se ganó el reconocimiento internacional, aunque él mismo se consideraba “director de unos pocos”. Fue galardonado con el Premio de la Crítica del Festival de Cannes en 1960 por La aventura, el León de Oro en la Bienal de Venecia en 1964 por El desierto rojo, la Palma de Oro en Cannes en 1967 por Blow-up (su película más taquillera), el Premio Especial del Jurado en Cannes por Identificación de una dama en 1982, el Oscar de Hollywood a toda su carrera en 1995 y el León de Oro de Venecia por toda su obra en 1997.
Entre sus “musas” destacó la actriz Mónica Vitti, protagonista de La aventura (1959), La noche (1960) y El eclipse (1962).
Antonioni trabajó un tiempo en Estados Unidos y en inglés. De esta etapa son Blow-up (1966), Zabriskie point (1970) y El reportero (1974).
Otra de sus obras fue la realizada con el alemán Wim Wenders, Al di la delle nuvole (1995), basada en el libro del director italiano.
A pesar de estar enfermo y prácticamente inválido, el maestro italiano, uno de los grandes del cine posneorrealista, terminó a los 90 años el rodaje de su última película,
Eros trata de una pareja madura, cuya crisis se manifiesta cuando él comienza una relación con una jovencita. También Steven Soderbergh y Wong Kai Wei dirigieron fragmentos de este filme.


Subscribe to comments Responses closed, but you can trackback. |
Post Tags:

Comentarios cerados.


© Copyright 2005 Claqueta TE RECOMIENDA COCINA Y Recetas de cocina