Cuando Stranger Things debutó en Netflix en 2016, pocos predijeron cuán enormemente popular se volvería, pero el cuento de los Duffer Brothers sobre niños de los 80 luchando contra fuerzas sobrenaturales, inspirados en todo lo que Amblin y Stephen King, resultó ser una delicia irresistible. El año siguiente, Stranger Things 2 fue una delicia de Halloween, aumentando el factor miedo y trayendo obstáculos románticos a los niños de Hawkins, Indiana – así como más amenazas de Upside Down, como demodogs y el Mind Flayer.

Este verano, Stranger Things 3 está a la vuelta de la esquina – una verdadera rebanada de televisión de éxito, que sumerge a Mike, Eleven, Will y toda la banda en el verano de 1985 – y el último número de Pilot TV, a la venta el jueves 13 de junio, entra en la nueva serie, visita el plató y habla con todo el equipo de Hawkins.

Cosas extrañas 3

Mientras que el ambiente de las vacaciones de verano saca al grupo de la escuela, sus vacaciones pronto son interrumpidas por las fuerzas sobrenaturales que continúan plagando la ciudad. «La primera temporada fue más sobre el aspecto de la aventura y el tipo de diversión, la segunda temporada fue más sobre el aspecto del horror», dice Finn Wolfhard, «la tercera temporada lo es todo, como la diversión de la primera temporada y el horror de la segunda, y los Duffers han mejorado en ello, al escribirlo. Y nos hemos convertido en mejores actores.»

Y no es sólo el malvado hermano mayor de Max, Billy Hargrove, el que trae el terror («Esta temporada es malvado en estado puro», se burla del actor Dacre Montgomery), sino que todavía hay algo que le pasa a Will Byers. «Will todavía tiene la presencia del monstruo que queda, y ya ves lo que pasa allí», explica Noah Schnapp. La gente ha preguntado: «¿Tendrán un descanso esta temporada?» y yo dije: «Sí, claro, durante los dos primeros episodios». Y entonces nadie se toma un descanso».

Responder

Your email address will not be published. Required fields are marked *